Un vistazo al pasado de la animación con Reynaud

486

POR MARÍA ENCINAS, 28 OCTUBRE, 2018

Hoy, 28 de octubre se celebra el Día Mundial de la Animación, pero es interesante echar un vistazo al pasado para conocer acerca de los inicios de lo que ahora se nos hace tan común ver en caricaturas, películas de Disney, etcétera.

Hablemos del que se le considera como el padre de la animación: Emile Reynaud. En 1877 Émile creó el praxinoscopio, un zoótropo con mecanismos que permitían una mayor calidad de movimiento de las imágenes. Con este nuevo invento, Reynaud preparó en Paris un nuevo espectáculo que denominó Teatro Óptico, que patentó en 1888, en el cual proyectaba sus Pantomimas luminosas entre los años 1892 y 1900.

Las Pantomimas luminosas de Émile Reynaud fueron los primeros dibujos animados de la historia del cine; Reynaud coloreaba unas figuras sobre una gelatina transparente de 70mm llamada Cristaloid, que estaba protegida por una película de goma-laca. Reynaud ideó también la perforación de la película para el arrastre mecánico de la misma. El Teatro Óptico de Reynaud, en el que proyectaba sus Pantomimas luminosas fue un éxito en Paris durante casi una década, se realizaban dobles pases diarios en el Teatro Grévin de la capital francesa.

Con la aparición del cinematógrafo de los hermanos Lumiére, el Teatro Óptico de Reynaud dejó de ser la principal atracción audiovisual del momento y este personaje terminó destruyendo su praxinoscopio, así como las obras que realizó.

Hoy en día solamente se conservan dos de las pantomimas luminosas que realizó Reynaud a lo largo de su vida; la primera de ellas se llama Pauvre Pierrot y fue realizada en el año 1892. En la pieza se nos muestra a un arlequín que coquetea con una mujer, más adelante llegará el “pobre Pierrot” que sufrirá las bromas del arlequín además del desinterés de su amada. Los dibujos estaban sincronizados con música y efectos sonoros también de su autoría.

La otra Pantomima luminosa que aún se conserva es Autour d’une cabine, estrenada tres años después. En esta obra Reynaud trata una temática que se consideró para adultos, puesto que para la época, hacía uso de dibujos “subidos de tono”.

Con lo anterior, nos podemos dar cuenta que la animación pasó por un largo proceso para poder llegar a ser como la conocemos ahora, donde ya muchas de estas animaciones se hacen por medio de computadoras, dejando un poco atrás los dibujos hechos con lápiz y papel.

Sin embargo, siguen siendo maravillosos, personajes que te transportan a historias mágicas y que sin duda seguirán evolucionando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario!
Por favor escriba su nombre aquí